Una auditoría de Fomento trata de despejar los obstáculos que impiden al AVE Madrid-Lleida superar los 300 kilómetros por hora